ActualidadCochesSeguridad Vial

¿Está tu coche preparado para el invierno? Claves para viajar seguro

Revisar coche en invierno

Durante el invierno los coches necesitan un mayor mantenimiento. Neumáticos, frenos, suspensión, líquidos, escobillas, alumbrado y la batería. ¿Lo tienes todo en orden? Que el frío no pase factura a tu coche. ¡Muévete con seguridad!

Neumáticos

Es el primer elemento que debemos revisar. Se recomienda verificar su estado una vez al mes y siempre antes de un viaje. Es imprescindible comprobar la presión de las ruedas, incluida la de repuesto (si la equipa), midiendo dicha presión con el neumático en frío. El fabricante recomienda dos presiones en función de si circulamos a plena carga o sin equipaje y, generalmente, podemos encontrar un adhesivo con esa información en la tapa del depósito de combustible o en el paso de puerta.

Neumáticos de invierno

El dibujo de la banda de rodadura debe ser como mínimo de 1,6 mm en su parte más desgastada. Es fácil de observar puesto que casi todos los neumáticos cuentan con un pequeño taco indicador de desgaste en los surcos del neumático. Es importante revisar la mayor parte de banda de rodadura y no olvidar la zona interior porque el desgaste puede ser irregular.

También se debe comprobar que el neumático no presenta ninguna malformación o hernia, corte o grieta, que pueda ser la causa de un reventón en carretera. Asimismo, es obligatorio llevar una rueda de repuesto con la presión necesaria y herramientas para su colocación o, en su caso, kit repara pinchazos.

Los neumáticos se deterioran con el paso del tiempo y pierden prestaciones por lo que, aunque no tienen fecha de caducidad, se aconseja cambiarlos cuando pasan 10 años desde su fecha de fabricación, aunque no se hayan utilizado o visualmente no estén en mal estado.

Motos en invierno. Cómo conducir con lluvia, viento y nieve

Frenos y suspensión

El propio conductor puede verificar el nivel del depósito del líquido de frenos. También hay que estar atentos a posibles chirridos al frenar lo que indicaría que la pastilla está endurecida o no hay placa de ferodo; si frenamos y se sienten vibraciones, implica un problema de discos ovalados o deformados.

Un síntoma de que algo va mal en los amortiguadores es cuando el vástago pierde aceite. Para revisar la suspensión, pastillas y discos de frenos se recomienda acudir a profesionales de la mecánica.

Revisar coche en invierno

Estado de los niveles

El conductor también debe verificar el estado de los niveles de agua refrigerante del motor, líquido limpiaparabrisas, líquido de dirección asistida y aceite. El nivel de aceite hay que comprobarlo con el coche frío y en superficie llana y nunca debe estar por encima del máximo. Si vives en una zona fría, un aceite de viscosidad baja mejorará la resistencia del motor.

En cuanto al líquido limpiaparabrisas, si tu coche duerme en la calle expuesto a bajas temperaturas añade líquido anticongelante. Importante también cambiar las escobillas del limpiaparabrisas, lo más normal es que con las altas temperaturas del verano se hayan deteriorado.

Alumbrado y batería

En invierno las horas de sol se reducen por lo que es importante que el alumbrado de nuestro coche funcione correctamente. Hay que revisar que todas las luces funcionen y verificar si el reglaje de las luces delanteras es el correcto, teniedo en cuenta el aumento de peso del vehículo y si la circulación se produce por la noche.

Revisar luces en el coche

Importante también revisar la batería: su carga, el estado de los bornes y el nivel del agua. Si los bornes están blanquecinos es señal de que están sulfatados. En este caso, límpialos con agua caliente para que puedan funcionar correctamente. No está de más llevar unas pinzas por si se descarga la batería.

Para llevar en el coche en invierno

Antes de empezar un viaje por carretera recuerda llevar en el maletero alguna manta de viaje, unos cables de arranque de batería, linterna con pilas y un móvil con plena batería. Tampoco se debe apurar el depósito de combustible, ya que podemos necesitarlo para usar la calefacción. Conviene revisar los datos de contacto del seguro, así como de la asistencia en carretera por si sucede algún percance.
Y no olvides que es obligatorio llevar un chaleco reflectante debidamente homologado, dos triángulos homologados de señalización de peligro y cadenas en el caso de circular por zonas donde pueda nevar.

Participamos en un curso de conducción sobre hielo y nieve a más de 2.000 metros de altura

Sara Soria
Periodista especializada en motor y seguridad vial. Escribo de coches, motos y movilidad. También soy jurado del Women's World Car Of The Year.

Top Reviews

Video Widget

gallery