fbpx
F 750 GS/F 850 GSPruebasMotosTrailBMW Motorrad

Prueba de las BMW F 850 GS y F 750 GS 2018, unas trail medias que nos han dejado descolocados

BMW 850 GS

Polivalencia, comodidad, aptitudes viajeras, aventura, tamaño, presencia, facilidad de conducción… Los motivos para comprar una trail son muy variados porque son motos que lo hacen todo bien, son la esencia de la polivalencia. Y todavía más si hablamos del segmento de cilindrada media, donde militan nuestras protagonistas, la BMW F 850 GS y BMW F 750 GS. Ya están a la venta desde 9.560 euros la 750 y 11.860 euros la grande.

La experiencia de BMW en el segmento trail se remonta a 1980, año en que presentó la ya icónica R 80 GS, una moto vencedora del Dakar y capaz de moverse en cualquier tipo de terreno. No sólo fue un éxito en competición, también en ventas. Hoy el objeto de deseo se llama BMW R 1200 GS, pero la parte racional de nuestro cerebro se inclina más por la cilindrada media, por coste de compra, mantenimiento, consumo, manejabilidad, peso, etc.

Etiquetas de la DGT también para las motos y ciclomotores

BMW F 850 GS

Cifras ventas

El segmento trail de más de 500 cc en España marcó un 30% de las ventas en 2017, es decir, un tercio de las motos de más de 500 cc que se venden al año son trail. Y a BMW le corresponden el 40% de esas ventas, casi nada. Si hacemos zoom y nos fijamos en las trail medias, entre 500 y 900 cc, casi un tercio de las ventas anuales en España son para BMW.

Como puedes ver, la marca alemana sabe lo que es vender motos de este tipo. Veamos en qué mejoran las nuevas GS medias a los modelos que sustituyen.

Novedades de las BMW F 850 GS y F 750 GS

No pienses que se trata de una vuelta de tuerca más al diseño cada vez más escueto en cuanto a plásticos de estas dos trail medias. Las nuevas GS medias son eso, nuevas, nuevas por completo, nueva imagen, nuevo chasis, nuevo motor… y nuevo equipamiento más completo de serie.

Pantalla TFT opcional BMW F 850 GS y F 750 GS

Para empezar equipa modos de conducción Road y Rain de serie y, por primera vez, pueden montar como opción los mismos modos de conducción que la 1200 (Rain, Road, Dynamic, Enduro y Enduro Pro). También de serie son el control de tracción, el ordenador de a bordo, las luces LED y la parrilla trasera portabultos.

Además, la lista de opciones ahora es todavía más larga e incluye elementos como el Connected Ride, la pantalla TFT a color de 6,5” en sustitución del cuadro de instrumentos analógico o la llamada de emergencia inteligente.

En cuanto a diseño, como puedes ver cada vez se parecen más a la 1200, van teniendo menos ‘carrocería’ y van creciendo en volumen. Sinceramente, la F 850 GS no tiene nada que envidiar en estética a una 1200, salvo los dos ‘perolos’ tumbados del motor que hacen las delicias de sus seguidores pero estorban cuando tienes que echar pie a tierra.

Gran novedad para estas GS, el depósito de combustible ya no está bajo el asiento y pasa a situarse delante de éste, en una posición más convencional. Esto hace que aumente mucho la altura de lo que antes era falso depósito y tenga una joroba muy parecida a la de la 1200. Pero también hace que el peso esté más centrado y aporta mayor facilidad de conducción y maniobrabilidad.

BMW F 750 GS

Por primera vez en la 800 (ahora 850) puede equipar neumáticos tubeless, lo que te permite olvidarte de las cámaras y esos temidos pinchazos en los que el aire sale de repente poniéndote en peligro sin aviso previo.

Recordemos, F 750 GS es más asfáltica y fácil de conducir, tiene llantas de aluminio, un asiento más bajo (815 mm de serie) y llanta delantera de 19 pulgadas. La F 850 GS es más aventurera y le gusta más salir del asfalto, no sólo es más potente, también tiene suspensiones con mayor recorrido, llanta delantera de 21”, asiento a 860 mm del suelo y llantas de radios, que son más elásticas y trabajan mejor en campo.

Motor completamente nuevo

El propulsor de la BMW F 750 GS y F 850 GS es el mismo pero con diferentes prestaciones y no tiene nada que ver con el de la generación anterior. Para empezar es más grande, ahora llega hasta los 853 cc, desarrolla más potencia y más par.

Motor BMW F 850 GS

Sigue siendo un bicilíndrico en paralelo situado en posición transversal, pero antes llevaba una tercera biela de equilibrado y ahora se ha eliminado para incluir dos árboles contrarrotantes. Las muñequillas del cigüeñal están situadas a 90 grados y no a 180, con un orden de encendido de 270/450 grados. El resultado es un motor con sonido y tacto de bicilíndrico en V a 90 grados (o eso afirma la marca) pero que sigue siendo más áspero que la media.

En la F 750 GS desarrolla 77 CV de potencia y 83 Nm de par, en la F 850 GS sube hasta los 95 CV y 92 Nm. Las curvas de par y potencia son muy similares hasta las 6.000 rpm, con ligera ventaja para la 850. Es a partir de ese régimen donde la más campera saca a relucir esas prestaciones superiores.

Curva de potencia y par motor BMW F 850 GS

Precio BMW F 850 GS y F 750 GS

Ambas motos ya están a la venta y, como hemos comentado, la lista de opciones es enorme. Los precios de salida son de 9.560 euros para la F 750 GS y 11.860 euros para la 850 GS. Existen diferentes acabados, no sólo colores, para darle una imagen diferenciadora. Además, BMW ofrece diferentes paquetes con una selección de equipamientos frecuentes y que reducen el precio de adquisición respecto a su compra de forma individual.

Prueba de conducción de las BMW F 850 GS y F 750 GS

Nos desplazamos a la ciudad de Cuenca para probar estas dos motos, aunque la lluvia se puso un poco pesada y no nos dejó realizar la parte off-road inicialmente prevista en las rutas ni aprovechar las curvas como hubiésemos querido. Pero sí que hemos vuelto con una serie de conclusiones interesantes.

La sensación al manillar de estas motos ha cambiado. Sus nuevas formas y ubicación del depósito hacen que ahora estar en una de las ‘pequeñas’ se parezca mucho más a la sensación de llevar una 1200. Pero eso también sucede en marcha. Ambas motos destacan por un aplomo mayor, aunque aquí es donde empiezan las diferencias.

BMW F 850 GS

Prueba BMW F 850 GS

Es más grande y cuesta más meterla en curva. Resulta más aplomada que antes, pero cuando estás inclinado y das gas tiene cierta tendencia a levantarse. Lógicamente las suspensiones con mayor recorrido hacen que tenga mayores cabeceos al frenar y acelerar que en la pequeña, pero eso también sucedía antes.

El motor ha ganado algo de suavidad, sigue siendo áspero, pero ha desaparecido la vibración que mostraba antes entre 120 y 130 km/h (aplicable también a la pequeña). Eso sí, me ha llamado la atención el sonido. El de escape es bonito y también el de admisión cuando aceleras fuerte, pero el sonido mecánico es muy metálico y no resulta atractivo, como cuando a un motor le suenan los taqués.

BMW F 750 GS

Es la primera vez que me gusta más la pequeña de las GS medias que la grande. Sí, la 800 siempre ha sido más delicada de conducir por esas suspensiones mayores y la llanta de 21, pero en esta generación la diferencia es muy notable y a favor de la 750.

Prueba BMW F 750 GS
Con traje de agua para la prueba de la BMW F 750 GS

Se muestra más ágil y, sobre todo, bastante más fácil. Entra en las curvas con menos esfuerzo y, cuando está inclinada, muestra un aplomo férreo, sin variaciones al abrir gas. El motor empuja menos en la zona alta del cuentavueltas, pero es cierto que en una conducción disfrutando de las curvas no es necesario pasar de las 6.000 vueltas, que es el punto donde la 850 se desmarca. En realidad, con este motor se suele trabajar hasta 4.000 rpm, pasar de 6.000 vueltas no es normal y no suele compensar, es preferible engranar una marcha más.

 

BMW F 850 GS probadorNos quedamos con ganas de pisar la tierra, pero por lo poco que hicimos para la sesión de fotos podemos decir que ambos modelos pintan bien.

Si las trail medias de BMW siempre han sido más lógicas que la 1200, ahora lo son todavía más. Ah! y ojo a los consumos, que durante la prueba y las fotos, es decir, en unas condiciones terribles para lograr buenos consumos, el ordenador de a bordo no pasó de los 5,2 litros de media. No parece complicado flirtear con los cuatro litros de media sin renunciar a divertirse en las curvas.

Aquí te dejo dos galerías independientes de cada una de estas motos para que juegues a las 7 diferencias.

Fotos: BMW F 850 GS

Fotos: BMW F 750 GS

Vestuario de la prueba: Casco, chaqueta y pantalón Acerbis

Iván Solera
Mi especialidad son las pruebas de coches y motos. También soy formador de automoción y, aunque en mi garaje se acumulan los vehículos clásicos populares, disfruto probando las últimas tecnologías.

Top Reviews

Video Widget

gallery