ScooterEléctricaBMW MotorradC-EvolutionMotosPruebasDestacado

Ponemos a prueba la nueva autonomía del BMW C-Evolution, el scooter eléctrico

BMW C-Evolution

No te voy a presentar el BMW C-Evolution porque ya lleva muchos años con nosotros como punta de lanza de los scooter eléctricos. Aunque la queja generalizada siempre ha sido una, la escasa autonomía de este modelo, que en condiciones reales y con una conducción normal no llegaba a los cien kilómetros. Desde el pasado año la cosa ha cambiado y promete llegar a los 160 kilómetros de autonomía.

BMW C-Evolution

Buscar puntos de recarga eléctricos es tan fácil como usar Google Maps

Breve ficha técnica del BMW C-Evolution

Recordemos los datos principales:

  • Tipo de carné: A2, aunque es limitable
  • Potencia: 48 CV
  • Par: 72 Nm
  • Peso en orden de marcha: 275 kilos
  • Número de plazas: 2
  • Diámetro de las llantas: 15 pulgadas
  • Altura del asiento: 765 mm
  • Autonomía: 160 kilómetros
  • Tiempo de carga en enchufe convencional: 4 horas
  • Curiosidades: Marcha atrás, pantalla TFT, 4 modos de conducción, puños calefactables
  • Precio: 14.900 euros

Las peculiaridades del BMW C-Evolution

Es un scooter pesado y nos obliga a tener especial cuidado en las maniobras a baja velocidad y en parado, donde se aprecia que el motor eléctrico la frena un poco y cuesta moverla. Claro que para eso tiene marcha atrás.

BMW C-Evolution

Ya en marcha se mueve con soltura gracias a la buena respuesta de su propulsor, chasis, frenos y suspensiones. Eso sí, no debemos olvidar ese peso ante fuertes frenadas o al llegar a las curvas, porque tiene fuertes inercias.

Su aceleración es fulgurante, es el rey de los semáforos y no creas que es sólo saliendo desde parado, el motor tira, tira y tira hasta su límite de velocidad situado en 129 km/h reales. De hecho, empuja tanto que activa el control de tracción incluso sobre asfalto seco en buen estado.

Más de 8.500 puntos de recarga públicos y más de 100.000 privados. La gran apuesta de Endesa

La protección aerodinámica es escasa, así como su capacidad de carga. Es un scooter grande pero sólo tiene espacio para un casco y, además, el acompañante está situado en una posición muy elevada y puede resultar incómodo… o genial si su estatura no es muy elevada. Otro detalle curioso de ergonomía es que el conductor tiende a escurrirse hacia delante por las formas del asiento.

Asiento trasero muy elevado BMW C-Evolution

Por lo demás todo son bondades, es fácil de conducir, seguro, rápido, muy equipado, tiene calidad en sus componentes, es silencioso y resulta un auténtico placer circular con este scooter.

Se carga al 100% en unas cuatro horas en un enchufe normal, pero el cable no tiene ningún sistema de bloqueo, así que no es aconsejable cargarlo en lugares públicos.

Modos de conducción

Como ya es normal en BMW, encontramos diferentes modos de conducción, pero en este caso hay diferencias:

  • ROAD: Recuperación media, aceleración máxima. Modo estándar.
  • ECO PRO: Recuperación máxima, aceleración limitada. Autonomía optimizada en +10 hasta un 20%.
  • DYNAMIC: Recuperación máxima, aceleración máxima. Busca sensaciones deportivas o la conducción sin freno, si no apuras puedes moverte acelerando y cortando gas sin prácticamente tener que usar los frenos.
  • SAIL: Sin recuperación, máxima aceleración sin retención. Ideal para carretera.

Autonomía real del BMW C-Evolution

En una conducción normal (sin tener en cuenta la autonomía pero sin ser agresiva) realizando un recorrido 60% carretera y 40% ciudad, he podido recorrer 120 kilómetros con cada carga, la mayoría de ellos en modo Eco Pro en zona urbana, Road en circunvalaciones y Sail al salir a carretera. El modo Dynamic lo he utilizado para probar, pero verdaderamente no es necesario y sólo lo disfrutas si ruedas fuerte, porque puede ser hasta incómodo en una conducción normal. Aunque está bien tenerlo por si en un momento dado quieres ‘desmelenarte’.

Pantalla TFT BMW C-Evolution

Pero tras varios ‘depósitos’ y hacerme muy amigo del C-Evolution empecé a conducirlo como si fuese mío, olvidándome de la prueba. Y es curioso, porque me di cuenta de que utilizaba el modo Eco Pro cada vez más y no por aumentar la autonomía, sino por suavizar la respuesta. Y es que los propulsores eléctricos tienen también un efecto relajante.

Y así fue como durante esta prueba mi espíritu racing se vio sorprendido circulando en modo Eco Pro la mayoría de los kilómetros y llegando sin problemas a recorrer 150 kilómetros con cada carga, que es lo mismo que me dura el depósito de mi moto realizando exactamente el mismo recorrido y, sinceramente, sin poder rodar al mismo ritmo que con el C-Evolution.

Fotos: BMW C-Evolution

Fotos dinámicas: Iker Solera
Vestuario: Casco Givi, chaqueta Hevik, guantes Seventy Degrees, pantalón
Axo

Iván Solera
Mi especialidad son las pruebas de coches y motos, pero no descarto las bicis, camiones o cualquier vehículo que se me ponga por delante. También soy formador de automoción y en mi garaje se acumulan los vehículos clásicos populares de dos y cuatro ruedas.

Top Reviews

Video Widget

gallery