TurismoSEATLeónCochesPruebas

Esta prueba del SEAT León TGi confirma nuestra convicción por el GNC, ¿sabes cómo funciona?

leon tgi

Una de las alternativas más sencillas tecnológicamente hablando para tener un coche con etiqueta ECO es un coche de gas, ya sea GLP o GNC, como el León TGi de esta prueba. El GLP está más extendido, pero los motores gastan más y no deja de seguir dependiendo del petróleo. El GNC (Gas Natural Comprimido) consigue consumos más reducidos, no depende del petróleo y existe una extensa red de gasoductos que hacen muy fácil su distribución, aunque hoy es menor que la del GLP.

leon tgi

El nuevo protocolo por alta contaminación de Madrid te puede hacer cambiar de coche o moto

Los motores de gas no son híbridos como las marcas ahora publicitan, lo más correcto sería llamarlos bifuel, ya que se alimentan de dos combustibles de forma independiente, gasolina y gas. Esto no es nuevo y se utiliza desde la posguerra, aunque en España no se ha apostado por el gas para uso particular como en Italia o Francia, por ejemplo.

Cómo es el León TGi

Por fuera no reconocerás que se trata de un coche con GNC a no ser que te fijes en los anagramas de la versión. La toma de gas está situada junto a la boca del depósito de gasolina y están cubiertas por la misma tapa.

El depósito de gasolina tiene una capacidad de 50 litros y cuenta con varios de GNC que suman un total de 15 kilos, lo que le añade una autonomía respecto a un TSI similar de unos 300 kilómetros más.

El motor es un 1.4 de 110 CV de potencia, con un par máximo de 200 Nm. Es capaz de conseguir un coste por kilómetro un 30% más barato que un diésel equivalente. Para que te hagas una idea, la diferencia de precio respecto al gasolina equivalente se amortiza recorriendo sólo 30.000 km, es decir, tras dos años si tu kilometraje anual está en la media. A partir de ahí ahorras… y sin tener en cuenta las ventajas de la etiqueta ECO, como el acceso a zonas restringidas, reducciones fiscales, etc.

Etiquetas de la DGT: ¿para qué sirven? ¿cuáles son sus ventajas?

El León TGi por dentro

leon tgi

Sólo dos cosas diferencian esta versión del resto de las normales:

  • El maletero se reduce de 380 a 275 litros porque se eleva el suelo para dar cabida a los depósitos de GNC.
  • El cuadro de instrumentos tiene dos indicadores de combustible, un testigo para indicar cuando circulas con gas y pequeñas diferencias en la parte de ordenador de a bordo, como la autonomía y la calidad del gas repostado.

¿Cómo funciona el León TGi?

leon tgi

El TGi circula alimentado por gas siempre que tenga este combustible y que la temperatura del líquido refrigerante sea igual o superior a 15 grados centígrados. En caso contrario funciona con gasolina. El conductor no tiene que hacer nada, los cambios de combustible los realiza el coche en función de las necesidades y no hay cambios apreciables en el comportamiento entre ambos combustibles. Bueno, en realidad en gas le cuesta un poquito más arrancar (muy poco) y el sonido del motor es más suave que en gasolina.

Coches de gas natural GNC: características, oferta, ahorro… Todas las claves

Toda esta parafernalia de dos combustibles y dos depósitos se justifica con un consumo muy reducido, menos de 5 kilos de gas a los cien kilómetros con unas prestaciones casi idénticas a las del TSi equivalente. Eso sí, con este coche te conviertes en un yonki del gas, porque cuando se acaba pasas a gastar más de siete litros de media de gasolina.

leon tgi

El coche rueda muy bien, es suave, silencioso y con muy buen comportamiento dinámico. Pesa un poco más que el TSi, pero no se aprecian diferencias de carácter notables. Teniendo la opción de repostar GNC cerca de casa o del trabajo y si no necesitas los cien litros de maletero que se pierden, el León TGi es una muy buena opción para tener un coche con las ventajas de la etiqueta ECO, con un precio ajustado y un coste por kilómetro menor que el de los híbridos.

Fotos: SEAT León TGi

Iván Solera
Mi especialidad son las pruebas de coches y motos, pero no descarto las bicis, camiones o cualquier vehículo que se me ponga por delante. También soy formador de automoción y en mi garaje se acumulan los vehículos clásicos populares de dos y cuatro ruedas.

Top Reviews

Video Widget

gallery