TodoterrenoOpelGrandLand XCochesPruebas

Prueba del Opel GrandLand X en Alemania, interesante SUV

Opel era una de las pocas marcas que no contaban en su catálogo con un SUV medio, precisamente uno de los segmentos superventas. Se acabó, ahora presenta el GrandLand X que, con cuatro metros y medio de longitud y toda la experiencia de PSA en el Peugeot 3008 (recordemos que PSA ha comprado Opel). ¿Son el mismo coche? Ésa es mi preocupación  de cara a esta presentación. En esta prueba del Opel GrandLand X mi objetivo principal es ver si verdaderamente hay diferencias relevantes.
El GrandLand X es el tercer modelo de la gama X de Opel y, por el momento, el más grande, por encima en tamaño de Mokka X y CrossLand X.

Exteriormente toma la línea de diseño de los últimos modelos de la marca y lo mismo sucede con el interior. Me vas a perdonar, pero no puedo dejar de compararlo con el Peugeot 3008, un modelo que me parece de los mejores del segmento. Por dentro el GrandLand X es todo un Opel y encuentro ventajas respecto al 3008, como mayores huecos portaobjetos donde dejar el móvil, las llaves y todas esas cosas que molestan en los bolsillos.

Además, los acabados están a la altura, con materiales blandos al tacto y buena calidad percibida. Los mandos también son Opel, así como el puesto de conducción, que es la gran diferencia entre los dos modelos hermanos. Mientras que Peugeot recurre al polémico i-cockpit (volante pequeño y bajo junto con un cuadro de instrumentos elevado y alejado), Opel elige un puesto de conducción tradicional.

Prueba Opel GrandLand X salpicaderoVa en gustos, el GrandLand es normal y el Peugeot es un coche que tienes que probar antes de comprar para ver cómo te queda y si te gusta, como la ropa. Yo me quedo con el Opel, el volante del 3008 me parece demasiado pequeño.

Es curioso, pero también se ha modificado la desmultiplicación de la dirección, el Opel tiene más vueltas de volante (tres). Es más lenta sin llegar a ser lenta… y es que la del 3008 es muy rápida, cosa que suele gustarme, pero puede llegar a ser excesivo en un coche de estas dimensiones y carácter.

Amplias plazas traseras, dos tomas USB (una para los pasajeros de atrás, yo pondría una más para las plazas delanteras) y un maletero de 514 litros sin rueda de repuesto (con ella son 26 litros menos) rematan un habitáculo generoso y cómodo para viajar.

No todo son ventajas respecto al 3008, me da la sensación de que la insonorización es inferior a la del modelo francés y, claramente, el diseño en general es más clásico. El cuadro de instrumentos resulta más aburrido y encontramos mandos que a estas alturas deberían haber modificado, aunque sólo sea por estética, como es el caso del mando circular de las luces o la fila de botones de la parte baja de la consola.

Prueba Opel GrandLand X

Por el momento sólo se va a comercializar con dos motorizaciones, una diésel y otra gasolina, las dos de origen PSA, y únicamente tracción delantera, es decir, inicialmente ponen el foco en el nicho del segmento con mayor demanda. Eso sí, con IntelliGrip, el llamado Grip Control de Peugeot, un sistema electrónico con cinco programas para optimizar el agarre según las circunstancias al circular fuera del asfalto.

El propulsor diésel es el conocido 1.6 de 120 CV, al que Opel ha dado su toque y ha conseguido que cambie mi opinión respecto a su forma de entregar la potencia. Siempre me ha parecido un motor que cumple y que luce buenas cifras, pero que le falta carácter… hasta ayer. Me quedé loco al comprobar cómo mueve los 1.430 kilos del GrandLand más pesado. A un crucero de 150 km/h por autopistas sin límite de velocidad llevas sólo una punta de gas. Si hundes el pie notas cómo es capaz de seguir empujando con voluntad hasta algo más de 180 km/h. Por supuesto que rodando a las velocidades legales en España la respuesta es mucho mejor.

El recorrido fue por una zona bastante llana y la velocidad media en autopista en torno a 140 km/h, decenas de kilómetros rodando a 180 y también un buen tramo de carretera convencional. El consumo medio fue de 5,4 litros según el ordenador de a bordo. A la espera de poder hacer una prueba de consumo real ya parece que apunta maneras y que será poco bebedor.

Interior Prueba Opel GrandLand XEl cambio manual es de seis velocidades, tiene un tacto mejorable pero es cierto que el pomo tiene una forma más natural que el cuadrado y enorme de Peugeot, lo que hace que tenga un mejor accionamiento. Tanto el diésel como el gasolina pueden equipar un cambio automático de seis velocidades.

Nos pasamos al gasolina, que equipa un motor conocido y con varios premios internacionales, el Pure Tech de PSA. Se trata de un tricilíndrico turboalimentado de 1.2 litros que desarrolla 130 CV y homologa un consumo medio a partir de 5,1 litros (según versiones).

Este pequeño motor es todo voluntad y una buena opción para rodar en carretera con el GrandLand por su suavidad y buena respuesta. Pero al contrario de lo que suele suceder, en este caso no es el más recomendable para ciudad. El motivo es que resulta un poco brusco en la entrega de potencia y nos obliga a prestar una atención extra a nuestra conducción para no provocar tirones.

Prueba Opel GrandLand X 2017Por suerte el ser humano tiene una capacidad de adaptación impresionante y lo normal es modificar nuestra forma de conducir en función del vehículo, pero es cierto que con el diésel resulta más sencillo callejear y el gasolina requiere de más tacto con los pedales de embrague y acelerador.

Amplia dotación en seguridad preventiva, Apple CarPlay, Android Auto, Opel On-Star, cuatro asientos calefactables, los delanteros también ventilados, volante calefactable, techo panorámico, carrocería bitono, apertura del maletero manos libres… El GrandLand puede contar con un equipamiento impresionante para hacerse valer en uno de los segmentos más competidos.

Prueba Opel GrandLand XPor el momento nos deja un muy buen sabor de boca, veremos cómo lo recibe el mercado y lo probaremos en profundidad para buscarle las cosquillas.

Fotos: Opel GrandLand X 2017

Iván Solera
Mi especialidad son las pruebas de coches y motos, pero no descarto las bicis, camiones o cualquier vehículo que se me ponga por delante. También soy formador de automoción y en mi garaje se acumulan los vehículos clásicos populares de dos y cuatro ruedas.

Top Reviews

Video Widget

gallery