AudiTurismoCoupéA5CochesPruebasDestacado

Prueba del Audi A5 g-tron Sportback, el Audi A5 de gas natural

Audi A5 g-tron sportback

Berlina coupé de cuatro puertas, premium y con etiqueta ECO, el Audi A5 de gas se llama Audi A5 g-tron, un coche que busca la eficiencia dejando de lado la cada vez más popular electrificación y apostando por el GNC (Gas Natural Comprimido).

Audi A5 g-tron sportback

Coches de gas natural GNC: características, oferta, ahorro… Todas las claves

Equipa un motor de dos litros, cuatro válvulas por cilindro, inyección directa y turbocompresor, que desarrolla 170 CV de potencia máxima y un par motor de 270 Nm desde sólo 1.650 rpm, como un diésel. Cuenta con una caja de cambios automática S-Tronic, es decir, un cambio de doble embrague rápido, preciso y eficiente… aunque también un poco brusco en determinadas situaciones, como todos los cambios de este tipo.

Alcanza una velocidad máxima de 224 km/h y acelera de 0 a 100 en 8,4 segundos. Como puedes ver no sólo se trata de un coche enfocado a la ecología, también al placer de conducción y las prestaciones.

Consumo y autonomía del Audi A5 g-tron

El A5 g-tron puede circular alimentado por GNC o por gasolina. El objetivo de este tipo de coches es hacerlo el mayor tiempo posible con gas, ya que el coste por kilómetro es mucho menor, en torno a un 35% menos que un diésel equivalente y ¡ojo! también tiene un coste por kilómetro menor que los coches híbridos.

Audi A5 g-tron sportback

El depósito de gasolina es de sólo 25 litros y para el gas se utilizan varias botellas que suman una capacidad total de 19 kilos. Se anunciaban más de 500 kilómetros de autonomía en GNC, ya que su consumo homologado en carretera es de 3,2 kilos de gas a los cien. El consumo medio homologado es de 3,9 kilos y en nuestra prueba ha llegado hasta los 5,5 kilos a los cien.

La autonomía en gas ha superado los 300 kilómetros, concretamente llegamos a los 345 kilómetros antes de pasar automáticamente a consumir gasolina. En este momento el consumo pasó a calcularse en litros a los cien y vimos cómo la cifra ascendía irremediablemente hasta los 7,4 litros de media.

Cuando circulamos en gasolina la reserva salta más o menos cada 230 kilómetros, por lo que, si viajamos con este A5, conviene planificar el viaje para repostar gas por un doble motivo, ahorrar (mucho) y no tener que repostar en cada descanso.

Precio y versiones del Audi A5 g-tron

Única versión, única motorización y único precio para este modelo, 46.000 euros con descuentos, unos 5.500 euros más que la versión de gasolina equivalente, que cuenta con un motor 1.4 en vez de 2.0 y su potencia es de 150 CV en vez de los 170 del g-tron… aunque también pesa 155 kilos menos y la relación peso-potencia queda muy igualada.

Interior del Audi A5 g-tron sportback

El GNC es más económico que la gasolina, pero con una diferencia de precio tan elevada necesitaríamos recorrer 150.000 kilómetros para empezar a ahorrar con la versión de gas respecto a la de gasolina. Así que, salvo excepciones, el motivo de compra no debería ser el ahorro, sino las ventajas de su etiqueta ECO.

Etiquetas de la DGT: ¿para qué sirven? ¿cuáles son sus ventajas?

Por dentro es puro Audi

No vas a encontrar diferencias respecto al resto de versiones normales de A5, salvo el cuadro de instrumentos que cuenta con información específica en el g-tron. Por ejemplo, tiene dos indicadores de nivel de combustible y de autonomía (gas y gasolina) y en la pantalla de información al conductor también veremos cierta información adaptada al uso de gas.

Maletero del Audi A5 g-tron Sportback

La diferencia principal está en el maletero. Los depósitos de gas están situados bajo el plano de carga y eso hace que la capacidad del maletero se vea reducida de 480 a 390 litros. La verdad es que por la amplia superficie que tiene no se trata de una pérdida muy grave y sigue siendo un maletero práctico y aprovechable.

Prueba dinámica del Audi A5 g-tron Sportback

Una de las grandes ventajas de los coches alimentados por gas es la normalidad, no encuentras diferencias en la conducción, es un coche completamente normal. El gas reduce un poco la potencia, pero no es relevante y también aporta más suavidad. Este A5 se mueve con soltura y tiene un aplomo que se agradece en carretera.

Prueba Audi A5 g-tron Sportback

Sin embargo, no es un Audi A5 más y tiene una pega que condiciona su comportamiento dinámico, su peso extra. Es más, te diría que es la ubicación de este peso extra lo que verdaderamente le afecta. Pesa 155 kilos más que el 1.4 de 150 CV que hemos comentado y unos 100 kilos más que el 2.0 TFSI de 190 CV, pero el lastre se sitúa principalmente en la trasera del vehículo.

Esto hace que tenga una tendencia mayor al sobreviraje, es decir, a irse de atrás cuando las cosas se ponen feas. Y también pude detectar que, circulando con el coche cargado, la trasera sube y baja más de lo esperado al pasar por irregularidades, algo que nunca había experimentado con otros A5.

Comodidad, suavidad, amplitud, calidad de acabados y las ventajas de la etiqueta ECO para este A5 de gas, una alternativa real a los combustibles derivados del petróleo.

Fotos: Audi A5 g-tron Sportback

Iván Solera
Mi especialidad son las pruebas de coches y motos, pero no descarto las bicis, camiones o cualquier vehículo que se me ponga por delante. También soy formador de automoción y en mi garaje se acumulan los vehículos clásicos populares de dos y cuatro ruedas.

Top Reviews

Video Widget

gallery