fbpx
TodoterrenoCochesPruebasTurismoKonaDestacadoHyundai

1.500 km (casi) sin pisar el freno… o cómo funciona el sistema de frenada regenerativa del Hyundai Kona eléctrico

Prueba Kona electrico

El Hyundai Kona eléctrico equipa un sistema de frenada regenerativa o retención regenerativa como todos los coches eléctricos, aunque cada uno resuelve esto de generar electricidad con la inercia del vehículo de diferentes formas y los de Hyundai han tirado la casa por la ventana.

Para probar este sistema hemos realizado más de 1.500 kilómetros con dos unidades del Hyundai Kona y casi no hemos tocado el pedal de freno. Dos Kona EV, uno de 204 CV y otro de 136 CV, es decir, el de «batería grande» y el normal. Aunque no se trataba de probar la dinámica del vehículo sino el sistema de retención regenerativa, te diré que el consumo medio durante la prueba ha sido de 14,9 kWh a los 100 kilómetros, igual con las dos unidades. Hemos rodado muy poco por ciudad, casi todo trayectos interurbanos y también carretera, en este caso con cuatro y cinco personas y a tope de equipaje.

Hemos viajado, aunque no tanto como cuando decidimos hacer un Madrid-Santander-Madrid en el día, esta prueba la puedes ver aquí: De Madrid a Santander y vuelta en el día con un Kona eléctrico, ¿será posible?

Así funciona la frenada regenerativa del Kona eléctrico

Cuenta con cuatro funciones, inteligente, manual, predeterminada y «freno eléctrico manual», todas ellas con el objetivo de aumentar en la medida de lo posible la autonomía aportando pequeñas cargas a la batería. Esa energía se obtiene convirtiendo la energía cinética (el movimiento del vehículo) en electricidad y para ello se hace trabajar en sentido inverso al motor eléctrico. Es decir, en vez de suministrar electricidad al motor para que genere movimiento, se le suministra movimiento al motor (por la inercia del vehículo las ruedas hacen girar al motor) y éste genera electricidad que se almacena en la batería. Algo así como la dinamo de una bicicleta.

Prueba Kona electrico

El Kona eléctrico tiene cuatro puntos de regulación de la retención: 0, 1, 2 y 3 que se pueden seleccionar de diferentes formas. Se indica en el cuadro de instrumentos, en la parte central con un dibujo azul de una batería que aparece vacía si no hay retención y se le van añadiendo bloques en su interior hasta aparecer completamente llena en el punto 3 de retención.

Modo predefinido

Dependiendo del modo de conducción seleccionado está predefinido un nivel de retención y regeneración. Se puede modificar desde la pantalla para personalizar los modos y también podemos variar la retención en cualquier momento desde las levas que hay situadas tras el volante. Con la izquierda se añade más retención y con la derecha se reduce.

Modo inteligente

El Hyundai Kona eléctrico permite mejorar la eficiencia respecto al modo predefinido sin intervención del conductor gracias a un sistema de retención y regeneración inteligente. Este sistema es capaz de modificar la retención en función de las circunstancias en las que nos encontramos.

Dos días con el Hyundai Kona EV, lo que debes saber del coche eléctrico del momento

Se apoya en el sistema de control de crucero adaptativo para «ver» si hay coches delante o no y su velocidad relativa respecto a nuestro vehículo. Gracias a esto es capaz de retenter más o menos dependiendo de si tenemos un coche que nos precede y de su velocidad. Además, sabe si estamos en una cuesta arriba o estamos descendiendo y también modifica la retención, así como cuando nos acercamos a un cruce o una rotonda, por ejemplo. Esto lo sabe por la localización GPS y no es necesario que tengamos programada una ruta en el navegador.

Modo manual

Este modo es el que más puede optimizar el funcionamiento del Kona EV, ampliar su autonomía y reducir el consumo, pero implica una interacción constante del conductor. Depende de la situación o tus preferencias puede o no gustarte, a mí me parece tan entretenido que me gustaría que lo tuviesen todos los coches.

Prueba Kona electrico

Como ya te he comentado, con la leva izquierda aumentas puntos de retención y con la derecha los bajas. Se trata de utilizar las levas constantemente y evitar así el uso del pedal de freno. De esta forma, sin querer, vamos regenerando al máximo y modificando nuestra forma de conducir, haciéndola más preventiva, dejando más margen para poder retener y no vernos en la necesidad de utilizar el pedal de freno. Cuando te acostumbras, llega un momento en que te sienta un poco mal tener que pisar el freno.

Freno eléctrico manual

La última función la he llamado freno eléctrico manual, ya que nos permite retener más todavía que en el punto 3 (el de máxima retención) y en cualquier momento, da igual el modo en el que vayamos y la retención que tengamos seleccionada.

Si mantienes pulsada la leva izquierda el coche pierde velocidad rápidamente y podemos llegar a detenerlo por completo. Al principio cuesta un poco adaptarse y coger las distancias, pero tras unos kilómetros usando esta función, somos capaces de movernos en ciudad sin pisar el pedal del freno si no surgen imprevistos.

¿Por qué este sistema?

Porque es una forma de aprovechar una energía que nos viene francamente bien para aumentar la autonomía y, no nos engañemos, porque si entras en el juego de usar las levas de forma manual, tu conducción es mucho más eficiente y no es sólo lo que regeneras, es también lo que dejas de gastar por conducir de una forma más relajada y menos agresiva.

Como decía al principio, cada fabricante usa sus métodos y hay muchos que sólo tienen un modo con un punto extra de retención. Son más sencillos y, para el que no se preocupe, son fáciles. Pero este Hyundai ofrece la posibilidad de optimizar al máximo la regeneración de forma manual, es sencillo manteniendo los ajustes predeterminados y da un paso más en eficiencia sin complicar la conducción gracias al sistema inteligente. Es capaz de satisfacer a cualquier tipo de conductor.

Fotos: Hyundai Kona eléctrico

Más fotos de la prueba Kona eléctrico

Fotógrafo: Nano Martínez

Iván Solera
Mi especialidad son las pruebas de coches y motos. También soy formador de automoción y, aunque en mi garaje se acumulan los vehículos clásicos populares, disfruto probando las últimas tecnologías.

Top Reviews

Video Widget

gallery