fbpx
CorsaSanderoDusterFiestaMokka500PandaClioImprezaLevorgForesterOutbackTívoliXLVActualidadTodoterrenoFamiliarSegmentosCochesTurismoOpelMonovolumenDestacadoDaciaFiatFordRenaultSsangYongSubaru

GLP, autogás o gas licuado de petróleo: ventajas, oferta, ahorro, dónde repostar…

GLP repostaje en gasolinera

¿Qué es el GLP? ¿Qué coches con GLP puedo comprar? ¿Cuánto ahorro suponen? ¿Qué etiqueta de la DGT tienen los coches GLP? ¿Hay suficientes gasolineras para repostar GLP? ¿Sólo puedo transformar coches de gasolina? Son algunas de las dudas que surgen cuando escuchas hablar del gas licuado de petróleo (GLP), también conocido como Autogás cuando se aplica en la automoción.

Este combustible se empezó a imponer a la gasolina a partir de 2007 cuando el Gobierno español liberalizó su suministro. 12 años después se ha convertido en el combustible alternativo más utilizado en el mundo con más de 30 millones de vehículos GLP en circulación. Sólo en Europa hay más de 15 millones de vehículos, de los cuales más de 100.000 están en España, según datos de la Asociación Española de Gas Licuado.

La mayoría son vehículos de flotas de taxis, empresas privadas o autobuses urbanos, camiones de basura… pero en los últimos años la oferta de modelos también está llegando a los conductores particulares, sobre todo desde que estos coches GLP tienen la etiqueta eco de la DGT. Mira aquí sus ventajas.

En lo que llevamos de año, se han matriculado 17.435 turismos GLP, lo que representa una cuota de mercado del 1,81% sobre el total, y un crecimiento del 51,65% comparado con el periodo de enero a septiembre de 2018 (datos de Anfac-Faconauto-Ganvam).

A continuación, despejamos todas las dudas.

Autogas o gas licuado de petróleo

¿Qué es el GLP?

El gas licuado de petróleo es una fuente de energía más eficiente y sostenible que las tradicionales (gasolina o gasóleo) porque su poder calorífico es mucho más alto y por tanto su nivel de emisiones contaminantes es menor. Durante su combustión, el GLP genera un 36% menos de emisiones de CO2 que el carbón, un 15% menos que la gasolina y un 10% menos que el gasoil. No es un gas de efecto invernadero, prácticamente está exento de azufre y otras sustancias como metales y no genera residuos.

¿De dónde procede el gas licuado de petróleo? El 65% del gas licuado se genera durante la extracción de gas natural y el 35% se extrae del refinado de petróleo. El resultado es una mezcla de butano (máximo 80%) y de propano (mínimo 20%) que, sometida a un proceso de presión, pasa de estado gaseoso a líquido, ocupando menos volumen.

Hay que matizar que, en este punto le gana la partida otro gas también conocido, el GNC o gas natural comprimido, otro tipo de combustible alternativo que tiene como ventaja que no procede del petróleo, sino de pozos y estratos pizarrosos y, por tanto, reduce aún más sus emisiones contaminantes.

¿Cómo funcionan los coches GLP?

Los vehículos GLP o de autogás son bifuel, es decir pueden funcionar bien con gasolina o autogás, indistintamente o con diésel y autogás -en este caso consumen siempre los dos tipos de combustibles-. En este punto hay que aclarar que las transformaciones más habituales se realizan a coches de gasolina porque el ahorro es más significativo y la adaptación más sencilla. «Las transformaciones de vehículos diésel se vienen haciendo desde hace menos tiempo y principalmente a grandes flotas de empresas o vehículos industriales ya que son los que recorren más kilómetros y a los que les puede salir más rentable, porque en este caso el ahorro es menor», nos explica Jesús Salmón, presidente de la Asociación de Transformadores de Vehículos a Gas (TRANSVEGAS). Esto se debe a que en vehículos diésel la transformación es dual, es decir, en todo momento el vehículo consume los dos combustibles al mismo tiempo (60-70% de gasóleo y 30-25% GLP), y a que la adaptación es más costosa.

Por este motivo, nos vamos a centrar en coches de turismo de gasolina. Estos coches se adaptan en fábrica para poder utilizar GLP, o bien se transforman a posteriori a través del propio concesionario o un taller especializado.

Los coches GLP arrancan en gasolina y hasta que el motor no alcanza una temperatura de unos 40 grados –un minuto- no pasa a moverse con gas GLP. A partir de este momento es el conductor quien puede decidir con qué tipo de combustible quiere circular y para ello solo necesita pulsar un conmutador situado en el salpicadero –funciona tanto en parado como en movimiento-. Si se da la circunstancia de que optas por circular con gas y éste se acaba, el vehículo pasará automáticamente a funcionar con gasolina, y viceversa.

Boca de llenado del depósito GLP
La boca de llenado del depósito de GLP si sitúa al lado de la de gasolina

Ventajas del gas licuado de petróleo

  • El autogás, al compararlo con la gasolina, reduce en un 15% la emisión de CO2, en un 68% los óxidos de nitrógeno y en un 99% las partículas. Comparado con el diésel, emite un 10% menos de CO2, 96% menos de NOx y 99% menos de partículas. 13 millones funcionando con autogás equivale a un ahorro de al menos 3 millones de toneladas de CO2.
  • El precio del GLP es menor que el de la gasolina y el diésel. Tomando como referencia un día del mes de octubre, el litro de GLP cuesta 0,719 € frente a 1,333 € la gasolina 95 y 1,239 € el gasóleo A. Comparado con un coche de gasolina, el ahorro en combustible está entre 40 y 45%, y con respecto al diésel entre 15 y 20%.
  • El mantenimiento es menos costoso porque hay un menor desgaste de los cilindros y otros elementos del motor. En general, los componentes del sistema de GLP son más sencillos y en caso de avería, el coste es menor. Por ejemplo, no lleva turbo o bomba de combustible de alta presión que sí llevan los coches diésel. También influye que el gas licuado de petróleo es más limpio y deja menos residuos.
  • Mayor autonomía gracias a que lleva dos depósitos, uno con gasolina y otro con GLP, por lo que podemos recorrer más de 1.000 kilómetros sin pasar por una gasolinera.
  • Alto nivel de seguridad ante posibles colisiones o incendios. Los coches GLP cumplen la normativa que se exige al resto de carburantes.
  • El tiempo de repostaje es reducido, similar al que necesitas para un coche de gasolina o diésel, y el proceso es muy similar, únicamente tienes que utilizar la boca de llenado correspondiente.
Gasolineras autogás
Unas 670 gasolineras suministran GLP en toda España, más de 31.000 en Europa

Inconvenientes del autogás

  • Los coches GLP tienen un sobrecoste de entre 1.000 y 2.000 euros con respecto a la versión equivalente en gasolina, aunque se amortiza a los 50.000 kilómetros de vida del coche. Este sobrecoste varía entre modelos, así hemos encontrado que en el Opel Corsa la diferencia es sólo de 400 euros y en el Mokka de 1.200 euros. Puedes calcular el ahorro en este enlace.
  • El poder lubricante del GLP es menor que la gasolina y esto puede producir un desgaste mayor de las válvulas.
  • Si el depósito de gas es cilíndrico se sitúa en el maletero reduciendo su capacidad. Si utiliza un depósito toroidal se instala en el hueco de la rueda de repuesto, sustituyendo ésta por un kit reparapinchazos.
  • Las versiones GLP suelen ofrecer una reducción de potencia entorno al 3% con respecto a su versión de gasolina, una cifra que no es realmente apreciable por el conductor.
  • Aunque hay más gasolineras que repostan GLP comparado con las que ofrecen GNC (sólo hay 80 en España), sigue siendo un inconveniente para muchos conductores si no hay ninguna cerca de su casa. En la actualidad hay 670 puntos de repostaje de GLP en España, de los cuales 116 están en Cataluña, 110 en Andalucía, 77 en Madrid, 58 en la Comunidad Valenciana y 49 en Galicia. Puedes consultar aquí las gasolineras de GLP. Para que te hagas una idea, en España hay más de 9.000 gasolineras que suministran gasóleo o gasolina. En cualquier caso, la red de gasolineras GLP en España está bastante bien y se puede cruzar el país de punta a punta sólo con autogás. Y si quieres viajar por países europeos, puedes hacerlo también sin problema porque hay más de 31.000 estaciones de servicios que suministran este combustible alternativo.

Oferta de coches GLP en España

Actualmente estos son los coches que puedes comprar en versión GLP preparada desde fábrica y con etiqueta eco de la DGT:

  • Dacia Sandero 90 CV GLP
  • Dacia Sandero Stepway 90 CV GLP
  • Dacia Duster 114 CV GLP
  • Fiat Panda 69 CV GLP
  • Fiat 500 69 CV GLP
  • Ford Fiesta 75 CV GLP
  • Opel Corsa 90 CV GLP
  • Opel Mokka 140 CV GLP
  • Renault Clio 90 CV GLP (anterior generación. La versión GLP de la nueva generación llegará a finales de 2019 con 100 CV)

En el caso de Subaru y SsangYong, también ofrecen una amplia gama de modelos GLP que transforman en España a través de sus concesionarios y de la empresa Ircongas. El coche se entrega al cliente con todos los trámites hechos y con la etiqueta eco, además ofrecen una ampliación de garantía hasta 5 años que cubre el sistema GLP.

En Subaru ofrecen con GLP los modelos Impreza 114 CV, XV 114 CV, Levorg 150 CV, Forester 150 CV y Outback  175 CV. Mientras que en SsangYong puedes optar por alguna de las últimas unidades del Tívoli 128 CV (correspondiente al anterior facelift) y del XLV 128 CV. Con el nuevo motor 1.5 turbo de 163 CV no ofrecen la posibilidad de transformación a día de hoy.

Los Opel GLP que se fabrican en la planta de Figueruelas, ¿qué ventajas tienen?

Ayudas a la compra de coches GLP

En los últimos planes de ayudas a la compra de un coche a nivel nacional, los turismos que utilizan gas (GLP o GNC) como energía alternativa se han quedado fuera, ya que el Gobierno ha dado prioridad a vehículos electrificados. Ahora bien, en unas recientes declaraciones el director general de Industria, Galo Gutiérrez, ha afirmado que el Gobierno español será ‘neutral’ y apoyará los nuevos combustibles, entre los que se incluyen el GLP, biogas o biocarburantes, en convivencia con otras tecnologías y dejará que sea el consumidor quien elija la tecnología o combustible que más se adapte a sus  necesidades.

Actualmente podemos encontrar algunas ayudas en Comunidades Autónomas, sobre todo son bonificaciones en el pago del impuesto de circulación (IVTM). Además, se incluyen ayudas a la compra de coches GLP dentro del Plan MUS de la Comunidad de Madrid y también en el Plan Renove del País Vasco. También hay ayuntamientos que dan ayudas por lo que nuestra recomendación es que consultes tanto en tu municipio como en tu comunidad. En este enlace también puedes consultar ayudas a la compra de un coche con autogás.

Tipos de depósitos GLP
Se puede optar por dos tipos de depósitos donde se almacena el GLP

Puedes transformar tu coche de gasolina a GLP

Si conduces un coche de gasolina que cumpla la normativa de emisiones Euro 3 o posteriores, se puede transformar a GLP. Sólo se necesita un kit especial, que se instala de forma sencilla y rápida sin afectar el funcionamiento del motor original. Eso sí, la instalación del kit GLP la tiene que realizar un taller autorizado. Una vez hecha, el vehículo tiene que pasar la inspección ITV en un centro oficial. Hay que matizar que aunque se pueden transformar coches de gasolina con normativa Euro 3, la DGT sólo da la etiqueta Eco a los coches  de gasolina a partir de la Euro 4 (es decir, matriculados a partir de 2005 en adelante). En el caso de que decidas transformar un vehículo diésel, la etiqueta Eco la consigues si está homologado con la normativa Euro 6 (a partir de 2015).

El kit GLP consta de un depósito, una boca de carga o toma de llenado (se instala normalmente en el hueco junto a la boca de llenado de la gasolina) un reductor-vaporizador (estabiliza la presión del gas), inyectores (inyectan el autogás en el colector de admisión), centralita (controla el dosificado de autogás necesario), conmutador (mando de control que se instala en el salpicadero para elegir entre circular con GLP o con gasolina) y tubería GLP (conduce el autogás desde el depósito hacia la parte delantera del motor). Este kit de transformación suele tener un precio entre 1.000 y 1.500 euros (para motores de 4 cilindros), este precio irá aumentando según se incremente la potencia del motor porque la transformación requiere de un mayor tiempo de mano de obra. «Para transformar un coche diésel, el kit GLP es similar, sobre todo cambia la configuración de programación de la centralita del motor», explica Jesús Salmón, presidente de TRANSVEGAS.

Si optas por transformar un coche usado de gasolina en un taller autorizado, debes tener en cuenta que pierdes la garantía de fábrica de tu vehículo. Si compras un coche de gasolina nuevo con idea de transformarlo, consulta en el concesionario sobre la garantía. En la asociación TRANSVEGAS te pueden informar sobre los talleres transformadores autorizados.

Viajar con un coche de gas GNC: 700 km con un Seat Ibiza TGI, ¿quieres saber cuánto ha costado?

Sara Soria
Periodista especializada en motor y seguridad vial. Escribo de coches, motos y movilidad. También soy jurado del Women's World Car Of The Year.

Top Reviews

Video Widget

gallery