fbpx
ActualidadTodoterrenoNiroFamiliarCochesTurismoSoulKiaDestacado

¿Qué tipo de coche electrificado me interesa comprar? ¿Híbrido, eléctrico, mild hybrid…?

coches eco

La búsqueda de energías alternativas ha abierto un enorme abanico de opciones a la hora de comprar los llamados «coches eco», coches ecológicos con etiqueta medioambiental Eco y Cero. Los coches de GLP y GNC están entre estas opciones, pero no hay duda de que el futuro de la automoción es eléctrico… al menos en una gran parte. No debemos pensar sólo en coches eléctricos puros, caeríamos en un error, los coches 100% eléctricos no sirven para todo ni para todos, al menos de momento.

Existen diferentes niveles de electrificación para ofrecer soluciones a las variadas necesidades de los clientes, ¿o es que todos le damos el mismo uso a nuestro coche? Piensa que, para empezar, no todos los coches duermen en una plaza de garaje donde poder recargarse. Sólo eso ya está filtrando una serie de tecnologías para posibles compradores.

La categorización de los vehículos según sus niveles contaminantes con las famosas etiquetas de la DGT y las restricciones de acceso al centro de las ciudades o por episodios de alta contaminación han incentivado las ventas de este tipo de vehículos. Aunque el interés por los coches eléctricos y electrificados es muy elevado, también lo es la falta de conocimiento respecto a estas tecnologías y las ventajas que nos puede ofrecer en función del uso que hagamos del vehículo.

Por eso, vamos a analizar cada uno de los niveles de electrificación que encontramos en el mercado, que no son pocos y, curiosamente, se cuentan con los dedos de una mano las marcas que ofrecen modelos de todos ellos. Kia fue pionera en este aspecto y su apuesta por la electrificación llega a todos los niveles.

Coches microhíbridos

Los coches microhíbridos son el primer escalón en la electrificación, son los más sencillos y también los más económicos. Se trata de coches con motor de gasolina o diésel y cambio automático o manual que cuentan con sistema de parada y arranque del motor (Start&Stop) y un alternador ‘inteligente’, que se desconecta en aceleración para no restar potencia al motor y reducir el consumo. La recarga de la batería se produce sólo en deceleración, a no ser que las circunstancias obliguen a activar la recarga también en las fases de aceleración, por ejemplo, que el nivel de carga de la batería sea bajo.

Coches eco Kia Ceed

Existen muchos modelos en el mercado con esta tecnología y no se promociona mucho porque no cuenta con una etiqueta medioambiental ecológica. Los microhíbridos cuentan con etiqueta C de la DGT y es muy común que se aplique esta denominación por error a los Mild Hybrid o híbridos suaves.

¿Un ejemplo de microhíbrido? El Kia Ceed Eco Dynamics

¿Qué ofrece un coche microhíbrido al conductor? Reducción de consumo y emisiones respecto al mismo vehículo sin este sistema (aunque esta reducción es muy, muy reducida), un precio de compra como el de cualquier otro modelo con motor de combustión interna y prácticamente ninguna complejidad técnica. Son coches que no requieren nada especial, podemos decir que son ‘coches normales’.

Coches mild hybrid – MHEV

Segundo paso en electrificación, una de las tecnologías más recientes y que se extenderán por las gamas de muchos fabricantes. En los híbridos suaves o mild hybrid encontramos un motor de arranque/generador unido al motor de combustión interna mediante una correa multicanal (como la de servicios, la famosa “correa del alternador”) que se encarga principalmente de arrancar el motor cuando el sistema Start&Stop lo ordena y de ayudarle en las salidas desde parado, que es donde más se aprecia la reducción de consumo que se obtiene con este sistema. Pero también ayuda al motor térmico en aceleraciones y recuperaciones. Sin embargo, este motor eléctrico no es capaz de mover el vehículo por sí mismo, sólo sirve de ayuda al de combustión interna.

Los Mild Hybrid de 48 voltios amenazan con inundar el mercado en dos años, ¿sabes cómo funcionan?

Además, para alimentar este motor/generador, los mild hybrid cuentan con una batería de 12 o 48 voltios específica para este sistema. Es el propio motor eléctrico el que se encarga de recargar en las retenciones, actuando como un generador, en lo que se llama frenada o retención regenerativa.

Coches eco Kia Sportage

¿Un ejemplo de mild hybrid? El Kia Sportage 1.6 diésel y dentro de nada el Ceed también tendrá versión mild hybrid.

¿Qué ofrece un coche mild hybrid al conductor? Reducción de consumo y emisiones, sobre todo en conducción urbana. Poca complejidad técnica y un precio de compra accesible. Sin requerimientos específicos como puntos de carga, por lo que se pueden aparcar en la calle. Etiqueta Eco medioambiental, con todas las ventajas asociadas a esta categoría de vehículos. El motor de combustión interna puede ser de gasolina o diésel, con cambio manual o automático.

Su conducción es completamente normal, tienen un indicador para ver cómo esa batería para el pequeño motor/generador se carga y descarga, pero nada más, no tenemos modo eléctrico ni posibles complicaciones. Son coches con motor de combustión interna ayudados por uno eléctrico, pero en la conducción no se aprecia, sencillez máxima.

Coches híbridos – HEV

Los coches híbridos son coches más conocidos, es una tecnología que lleva con nosotros unas dos décadas y, aquí sí, ya entramos en una importante complejidad mecánica, aunque también hay que decir que dan muestras de una muy elevada fiabilidad. Los híbridos cuentan con un grupo propulsor formado por un motor de combustión interna (generalmente de gasolina) y uno o varios eléctricos, depende de los modelos, si tienen tracción total suelen llevar dos motores.

Coches eco Kia Niro

También encontramos diferentes tipos de híbridos, pero los más comunes son los híbridos en serie/paralelo. Hablamos de motores eléctricos mucho más potentes que los que equipan los mild hybrid y sí son capaces de mover el vehículo por sí mismos. Pueden avanzar movidos sólo por el motor eléctrico, por el de combustión o combinando ambos.

Etiquetas de la DGT: ¿para qué sirven? ¿cuáles son sus ventajas?

Prima la economía, obtener el menor consumo y las menores emisiones, aunque suelen contar con modos de conducción que podemos seleccionar si queremos obtener más confort o prestaciones, en función de las necesidades o deseos del conductor.

Equipan una batería de alto voltaje que el vehículo se encarga de gestionar, no tenemos control sobre esa carga, él la utiliza y la recarga en función de las necesidades para lograr la mayor eficiencia posible. La recarga de esta batería se realiza gracias a la frenada regenerativa y al propio motor de combustión interna.

Tienen una autonomía en modo eléctrico muy reducida, entre uno y cuatro kilómetros aproximadamente, pero en realidad es un dato que no se debe tener en cuenta a la hora de comprar este tipo de coche porque el objetivo de estos coches no es rodar de forma mantenida en modo eléctrico, sino hacerlo en momentos puntuales y combinar el uso de sus propulsores para reducir drásticamente los consumos.

Si salimos desde parado sin brusquedades lo haremos en modo eléctrico (siempre que se cumplan una serie de parámetros como temperatura, consumo eléctrico, carga de batería suficiente, etc.) y en ciudad circularemos mucho tiempo en este modo porque las velocidades son muy bajas y las retenciones muy frecuentes, lo que les permite recargar su batería. Pero intentar recorrer un kilómetro o más en modo eléctrico es una prueba puntual que haremos de forma forzada, en conducción normal lo más común es que se arranque el motor térmico a los pocos metros de haber puesto el vehículo en movimiento. 

¿Un ejemplo de híbrido? El Kia Niro.

¿Qué ofrece un coche híbrido al conductor? Los híbridos no necesitan enchufarse y no tienen ninguna limitación de autonomía, basta con repostar y seguir circulando. Se pueden aparcar en la calle y puedes ir de vacaciones. Pero respecto a un vehículo con motor de combustión interna aportan una gran suavidad de conducción, silencio en conducción urbana (que es cuando más tiempo están en modo eléctrico), consumos reducidos en conducción urbana y, dependiendo del modelo, también en extraurbana y carretera (como sucede con el Niro). Tienen cambio automático, lo que facilita su conducción y la hace todavía más cómoda.

Además, tienen etiqueta Eco de la DGT, con todas las ventajas que esto conlleva (fiscales, de acceso, aparcamiento, etc.).

Coches híbridos enchufables – PHEV

Tecnológicamente son similares a los híbridos, pero tienen una batería con mucha más capacidad y una toma de carga para poder enchufarlos a la red y recargar esa batería. Tienen una autonomía en modo eléctrico que, si supera los 40 kilómetros, les permite gozar de la codiciada etiqueta Cero. Tienen las ventajas de los eléctricos, pero sin limitaciones de autonomía, porque cuando se agota la batería siguen circulando en modo híbrido, combinando el motor térmico con el eléctrico.

Mucha atención al mirar los consumos medios de este tipo de coches porque pueden inducir al error. Tal y como se realizan las pruebas para homologar consumos y emisiones en estos coches es normal encontrar consumos homologados en torno a 1,5 litros a los cien kilómetros, pero no quiere decir que obtengamos esa cifra en un tipo de conducción en concreto, ya que en estos coches el consumo medio depende totalmente del uso que hagamos.

Si salimos siempre con la batería al máximo y realizamos trayectos por debajo de su autonomía eléctrica, nuestro consumo será de cero litros a los cien. Pero si esa batería no tiene carga y arranca el motor térmico el consumo será parecido al de un híbrido. En carretera puede estar entre los 5,5 y 8 litros de media, depende de los modelos, mientras que en ciudad se reduce esta cifra.

Por tanto, supongamos que tenemos un coche que, sin carga en la batería, consume 8 litros de media en el peor escenario posible, en este caso su consumo medio estará entre cero y 8 litros a los cien en función del uso que hagamos de él.

Kia Niro PHEV

¿Un ejemplo de híbrido enchufable? El Kia Niro PHEV.

¿Qué ofrece un híbrido enchufable al conductor? Lo mismo que un híbrido, pero hay que sumar las ventajas de la etiqueta Cero emisiones, el placer de conducción en modo eléctrico durante 40-50 kilómetros y su reducidísimo coste por kilómetro. Podemos disfrutar de un coche eléctrico en los trayectos diarios y también utilizar ese mismo coche para salir de fin de semana o de vacaciones sin ningún tipo de limitación.

Eso sí, si queremos disfrutar de las ventajas de su uso eléctrico, necesitamos un punto de carga para recargar la batería. Su coste de compra es más elevado que el de un híbrido, pero dependiendo del uso que hagamos del vehículo, podemos llegar a amortizar esa diferencia gracias al ínfimo coste por kilómetro en modo eléctrico.

Los coches híbridos enchufables nuevos que podrás comprar en 2020

Los híbridos enchufables son la alternativa ecológica a los diésel. Su precio de compra es superior, pero cuentan con muchas ventajas de uso y, aunque el coste por kilómetro en viajes es muy similar, en los trayectos diarios es muchísimo menor y puede llegar a amortizar la diferencia de precio de compra e incluso suponer un ahorro. Todo depende del uso concreto que se haga del vehículo.

Coches eléctricos – EV o BEV

Los eléctricos son los más sencillos, ya que carecen de caja de cambios y embrague. Cuentan con un motor eléctrico, una batería muy grande y un enchufe para recargar esta batería. La autonomía es una de las constantes preocupaciones respecto a estos coches, pero hoy hablamos de autonomías que en la mayoría de casos superan los 300 kilómetros, por lo que, en el día a día, es más que suficiente. El problema lo podemos encontrar en largos viajes por la escasa infraestructura de recarga rápida a día de hoy, pero todo llegará.

Kia eSoul

La recarga depende del tamaño de la batería y de dónde lo carguemos, pero por norma general en un uso diario no necesitamos tener el coche en casa conectado más de dos o tres horas para recargar los kilómetros recorridos durante el día. Donde de verdad ahorraremos será cargando en casa y es que, como he dicho al principio del artículo, estos coches no son válidos para todos, si no puedes cargar el coche en casa no es recomendable que compres un eléctrico. Por tanto, para tener un eléctrico es necesario (o muy altamente recomendable) tener plaza de garaje.

¿Un ejemplo de eléctrico? El Kia e-Niro o el e-Soul.

¿Qué ofrece un coche eléctrico al conductor? Suavidad de marcha, silencio de rodadura, muchísimo par desde bajísimas vueltas, facilidad máxima de conducción, coste de mantenimiento muy reducido por contar con muchas menos piezas y también menos partes móviles en su motor. Pero sobre todo hay que destacar un coste por kilómetro irrisorio comparado con un equivalente de gasolina o diésel. Un eléctrico como el e-Niro recorre 100 kilómetros por menos de un euro, mientras que en un diésel gasta entre siete y ocho euros para recorrer la misma distancia.

Kia eNiro

Otra de las grandes ventajas es la etiqueta Cero, que en muchos casos puede significar un ahorro anual muy notable, depende también del uso concreto del vehículo. Por tanto, el uso que más exprime las ventajas de un coche eléctrico es realizar en diario un kilometraje elevado para aprovechar su reducido coste por kilómetro y, por otra parte, aprovechar las ventajas propias de la etiqueta Cero.

Coches de pila de combustible – F-Cell

Los famosos coches de hidrógeno en realidad son coches eléctricos, pero sin enchufe. En su lugar equipan un depósito de hidrógeno y una pila de combustible que transforma el hidrógeno en electricidad para enviarlo a una batería y, de ahí, al motor.

El desecho de esa reacción química es vapor de agua, por lo que estos coches son muy limpios. Además, sus baterías son más pequeñas que las de un eléctrico puro, por lo que la contaminación de creación y destrucción también es menor.

Por el momento Kia no tiene modelos con esta tecnología, pero si todo va según los planes de la marca presentará uno durante este año.

¿Qué ofrece un coche de pila de combustible al conductor? Los mismo que un eléctrico pero con más autonomía y, el día que haya una red de puntos de recarga de hidrógeno, sin limitaciones para realizar viajes largos.

Vehículos de pila de combustible de hidrógeno, así funcionan

Como puedes ver, los niveles de electrificación son muy variados y dan respuesta a un abanico de necesidades de uso tan amplio como los motores de combustión interna, la elección de un tipo de tecnología u otro depende directamente de las necesidades de uso de cada uno.

 

Iván Solera
Mi especialidad son las pruebas de coches y motos. También soy formador de automoción y, aunque en mi garaje se acumulan los vehículos clásicos populares, disfruto probando las últimas tecnologías.

Top Reviews

Video Widget

gallery